Frecuencia de los problemas del ronquido

Todo el mundo conoce a alguien que ronca (si es que no es uno mismo el roncador) lo que da una idea de que el ronquido es un problema muy frecuente. El cálculo de la frecuencia de presentación de los problemas relacionados con el ronquido, tanto del Ronquido simple como del Síndrome de Apnea Obstructiva del Sueño (SAOS) es difícil por varios motivos. La primera dificultad viene dada por las diferencias en la definición de estos problemas, ya que como comentábamos en la entrada anterior, a lo largo del tiempo diversos autores definen el SAOS con índices y criterios diferentes. Por otro lado, los diferentes estudios analizan poblaciones diferentes en cuanto a edad, sexo, o raza, con lo que las analogías son difíciles de realizar. Además, los estudios tienden a subestimar las cifras porque una de cada dos personas que roncan pasa desapercibida, porque no duerme acompañado, o porque el feliz compañero de habitación no es consciente de sus ronquidos.
roncar curar ronquidos
No obstante, hay estudios interesantes, que sí nos dan una idea de lo frecuentes que son los problemas asociados al ronquido.

En relación al ronquido simple, es decir, cuando el único problema es el ruido durante la noche, sin que acontezcan paradas respiratorias o apneas diversos estudios indican que la frecuencia del ronquido en adultos varones es del 30%, siendo en mujeres del 15%. Otros estudios basados en simples interrogatorios indican prevalencias que llegan hasta el 60% en varones y el 34% en mujeres. Se observa una afectación preferente de los varones, aunque este hecho varía con la edad, ya que a partir de los 60 años, la frecuencia del ronquido entre hombres y mujeres se iguala.

En cuanto al SAHS, diferentes estudios llevados a cabo en Europa y EEUU evidencian que se trata de una enfermedad muy prevalente que afecta al 4-6% de varones y 2-4% de mujeres en la población general adulta de edades medias. Se han identificado diversos factores que predisponen a sufrir esta enfermedad. Los más importantes son el sexo (más frecuente en varones), la edad (alcanzando máximas prevalencias entre los 50 y 70 años), anomalías de la morfología facial, la obesidad, el tabaquismo, el consumo de medicamentos para dormir, y consumo de alcohol.

En cuanto a la evolución de la gravedad del SAOS a lo largo del tiempo, un reciente estudio longitudinal (Silva, 2009) revela que los índices de alteración respiratoria durante el sueño empeoran en los 5 años a los que los pacientes han sido observados.

No obstante, un dato que llama enormemente la atención sobre el SAOS, es que además de su alta prevalencia (2-6% de la población), existe una gran parte sin diagnosticar ni tratar. En España se estima que el número de personas que padecen SAHS está entre 1.200.000 y 2.150.000, sin embargo, sólo se ha diagnosticado y tratado menos del 10% de esta población. Es decir, 9 de cada 10 pacientes con SAOS no lo saben!

Esperamos que este blog sirva de información que potencie el diagnóstico y tratamiento de estas personas.

Hasta la próxima!!