Roncar e hipertensión arterial

Diversos estudios han demostrado la relación entre la roncopatía y la Hipertensión Arterial (HTA). Normalmente, la presión arterial disminuye durante el sueño. Sin embargo las personas roncadoras experimentan fluctuaciones en sus niveles tensionales, que en muchas ocasiones perduran durante todo el día. Por otro lado se estima que alrededor del 60% de los hipertensos sufren problemas de ronquido.
hipertension arterial
El Comité Nacional Americano para la Prevención, Detección, Evaluación y Tratamiento de la HTA, ha incluido al SAOS como la primera en la lista de causas identificables de HTA. Según sus recomendaciones, el SAOS siempre debe ser considerado en el diagnóstico diferencial de la HTA refractaria e HTA de reciente diagnóstico, especialmente en aquellos pacientes cuya TA no se reduce en el período nocturno. No en vano, la HTA de difícil control se considera como criterio de priorización urgente o preferente de un paciente con sospecha de SAOS al especialista en ronquido o sueño.
A pesar de extensas investigaciones, los mecanismos por los que el SAOS induce HTA no son perfectamente conocidos, aunque se han implicado diversos mecanismos:

  • Aumento de la activación simpática mediada por quimiorreceptores que produce vasoconstricción periférica durante las fases de apnea;
  • Activación del eje renina-angiotensina-aldosterona con mayores valores de angiotensina II y aldosterona
  • Generación de radicales libres de oxígeno durante los períodos intermitentes de hipoxia y posterior reoxigenación
  • Aumento en los valores y los marcadores de inflamación (interleucina 6, factor de necrosis tumoral alfa y proteína C reactiva)
  • Disfunción endotelial
  • Coexistencia e interacción con la obesidad (el 50% de los varones obesos presenta SAOS), junto con la elevación en los valores plasmáticos de leptina (que ejerce un efecto presor) e hiperinsulinemia.

Aunque no existen evidencias de que el ronquido simple se asocie a HTA existen publicaciones que inducen a pensar que hay asociación entre hipertensión arterial y roncadores simples.
Por otro lado, diversos autores demuestran la eficacia de la terapia con CPAP para el tratamiento de la HTA, con lo que se evidencia que el restablecimiento del buen flujo respiratorio nocturno restablece los mecanismos circulatorios y con ello normaliza los niveles de tensión arterial.
Con esto, queremos decir que el ronquido es un factor de riesgo independiente para la hipertensión, que los hipertensos han de preguntarse acerca de la posibilidad de sufrir apneas, y que ésta puede controlarse con el tratamiento de la roncopatía, cuando éste es el mecanismo fundamental.
Esperamos que haya sido interesante!!!